Conocé al fundador


 

“La vida del otro te invita a andar descalzo con humildad. Transforma en silencio tu vida como artesano de la verdad.”

Diego Bustamante

 

 

 

Dejó su casa en Buenos Aires para instalarse en una comunidad guaraní de Salta y luchar contra la desnutrición infantil. Habiendo tomado la decisión de salir de la “mesa cómoda de la queja constante” y vivir en uno de los barrios más caros de Buenos Aires, Diego se descalzó para transformar la vida de muchas personas.

 

 

No fue de un día para el otro la vocación de vida que lo llevó a fundar en Salta la Asociación Civil Pata Pila. «Lo fui construyendo de a poco. En uno de los viajes a Yacuy, Tartagal, fui a un centro de salud y vi cómo la gente hacía cola de una cuadra y media para que la atiendan. Fue una imagen bisagra en mi vida. Me preguntaba: ¿Cómo puede ser que algunos tengan tanto y otros tan poco?»

A fines de 2014 se instaló en una pieza con baño que le prestaron en Yacuy, a 30 kilómetros de la frontera con Bolivia y 400 de Salta capital. Arrancó como un vecino más, en la comunidad guaraní de 2 mil habitantes.

 

«Lo que hice fue buscar apoyo económico y gente amiga que colaborara y así empezamos. Con una nutricionista y una trabajadora social, que hacían los diagnósticos. Entonces me encontré con una realidad de la que no podía escapar. “

No se trataba de llegar y darles los “peces” a la gente, tampoco era “darles la cañas para que pesquen”. Para mí lo realmente importante era ponerme a pescar con ellos y luego comer juntos, vivir a su lado, conociéndolos y respetándolos.”

 

Premio Abanderado de la Solidaridad Argentina –  2016