Pata Pila
Pata Pila

"Porque es dando que recibimos"

San Francisco de Asis.

MISIÓN

Somos una organización sin fines de lucro que, desde 2015, trabajamos para la resolver los problemas que afectan la vida de las familias que se encuentran en situación de pobreza extrema y estructural en la Argentina

Porque entendemos que la realidad hay que transformarla desde adentro, formamos equipos multidisciplinarios de profesionales que viven y trabajan diariamente en las comunidades originarias de la provincia de Salta y en barrios periféricos y asentamientos en las provincias de Mendoza, Entre Ríos y Buenos Aires.

Implementamos programas para proteger la primera infancia, combatir la desnutrición, empoderar a las mujeres, fortalecer la economía social e integrar a las familias al sistema público-privado, trabajando activamente en la restitución del derecho a la salud, la identidad, la vivienda digna y el acceso al agua potable.

VISIÓN

Queremos salir siempre al encuentro de las familias más vulnerables y ser un espacio de escucha atenta para recibir con respeto sus necesidades. Creemos en un mundo donde cada niño cuente con una nutrición adecuada para desarrollarse sanamente y donde cada persona pueda ejercer plenamente sus derechos y desplegar al máximo sus capacidades.

NUESTRA IDENTIDAD

Pata Pila quiere decir pies descalzos, pies desnudos. Nos transforma el encuentro que se da de forma genuina, sabiéndonos hermanos de las personas con las que nos vamos encontrando en el camino. Nos une el deseo y la convicción de saber que vale la pena ir andando juntos. Trabajamos con el fin de generar nuevos espacios en cada comunidad para acompañar la vida, poniéndonos al servicio de cada familia que nos necesite.

No queremos darles el pescado, ni enseñarles a pescar, sino, pescar y comer juntos. No nos identificamos con el asistencialismo sino que invitamos a cada familia a empoderarse y a hacer un proceso real para transformar su realidad.

HISTORIA

A comienzos de 2015 nació la Asociación Civil Franciscana Pata Pila en Yacuy, Tartagal, Salta, tras la propuesta pastoral de los Hermanos Menores Franciscanos de la Provincia San Francisco Solano de llegar a distintas comunidades de Salta para mejorar la calidad de vida de las personas.

Nos organizamos y construimos equipos interdisciplinarios de trabajo para poder brindarles a las familias una propuesta de acompañamiento social. Nos pusimos a trabajar y generamos nuevos espacios en cada comunidad para acompañar la vida, poniéndonos al servicio de cada familia que nos necesitaba.

Durante estos años fuimos generando un vínculo fuerte que nos permitió adentrarnos en sus vidas, en sus casas y comunidades y conocer la enorme riqueza que tiene cada una de las familias. Pudimos extendernos a otras regiones del Chaco Salteño: Fortín Dragones y Santa Victoria Este. En 2018 llegamos a San Rafael, Mendoza, junto a los jóvenes laicos franciscanos para acompañar a nuevas familias. Durante 2019 sumamos a los proyectos de Pata Pila el Hogar “Perfecta Alegría” en provincia de Buenos Aires, para acompañar a niños en tránsito. En 2020 gracias al apoyo de personas y organizaciones solidarias, construimos un Centro de Desnutrición Infantil e implentamos un Espacio Montessori en Yacuy y construimos un Centro de Desnutrición Infantil en Santa Victoria Este. En 2021, llegamos a un nuevo asentamiento en Cuadro Nacional, San Rafael, Mendoza e inaguramos un nuevo Centro de Desnutrición Infantil en Embarcación, Salta.

MISIÓN
VISIÓN
NUESTRA IDENTIDAD
HISTORIA

Somos una organización sin fines de lucro que, desde 2015, trabajamos para la resolver los problemas que afectan la vida de las familias que se encuentran en situación de pobreza extrema y estructural en la Argentina

Porque entendemos que la realidad hay que transformarla desde adentro, formamos equipos multidisciplinarios de profesionales que viven y trabajan diariamente en las comunidades originarias de la provincia de Salta y en barrios periféricos y asentamientos en las provincias de Mendoza, Entre Ríos y Buenos Aires.

Implementamos programas para proteger la primera infancia, combatir la desnutrición, empoderar a las mujeres, fortalecer la economía social e integrar a las familias al sistema público-privado, trabajando activamente en la restitución del derecho a la salud, la identidad, la vivienda digna y el acceso al agua potable.

Queremos salir siempre al encuentro de las familias más vulnerables y ser un espacio de escucha atenta para recibir con respeto sus necesidades. Creemos en un mundo donde cada niño cuente con una nutrición adecuada para desarrollarse sanamente y donde cada persona pueda ejercer plenamente sus derechos y desplegar al máximo sus capacidades.

Pata Pila quiere decir pies descalzos, pies desnudos. Nos transforma el encuentro que se da de forma genuina, sabiéndonos hermanos de las personas con las que nos vamos encontrando en el camino. Nos une el deseo y la convicción de saber que vale la pena ir andando juntos. Trabajamos con el fin de generar nuevos espacios en cada comunidad para acompañar la vida, poniéndonos al servicio de cada familia que nos necesite.

No queremos darles el pescado, ni enseñarles a pescar, sino, pescar y comer juntos. No nos identificamos con el asistencialismo sino que invitamos a cada familia a empoderarse y a hacer un proceso real para transformar su realidad.

A comienzos de 2015 nació la Asociación Civil Franciscana Pata Pila en Yacuy, Tartagal, Salta, tras la propuesta pastoral de los Hermanos Menores Franciscanos de la Provincia San Francisco Solano de llegar a distintas comunidades de Salta para mejorar la calidad de vida de las personas.

Nos organizamos y construimos equipos interdisciplinarios de trabajo para poder brindarles a las familias una propuesta de acompañamiento social. Nos pusimos a trabajar y generamos nuevos espacios en cada comunidad para acompañar la vida, poniéndonos al servicio de cada familia que nos necesitaba.

Durante estos años fuimos generando un vínculo fuerte que nos permitió adentrarnos en sus vidas, en sus casas y comunidades y conocer la enorme riqueza que tiene cada una de las familias. Pudimos extendernos a otras regiones del Chaco Salteño: Fortín Dragones y Santa Victoria Este. En 2018 llegamos a San Rafael, Mendoza, junto a los jóvenes laicos franciscanos para acompañar a nuevas familias. Durante 2019 sumamos a los proyectos de Pata Pila el Hogar “Perfecta Alegría” en provincia de Buenos Aires, para acompañar a niños en tránsito. En 2020 gracias al apoyo de personas y organizaciones solidarias, construimos un Centro de Desnutrición Infantil e implentamos un Espacio Montessori en Yacuy y construimos un Centro de Desnutrición Infantil en Santa Victoria Este. En 2021, llegamos a un nuevo asentamiento en Cuadro Nacional, San Rafael, Mendoza e inaguramos un nuevo Centro de Desnutrición Infantil en Embarcación, Salta.

MISIÓN
VISIÓN
NUESTRA IDENTIDAD
HISTORIA

Somos una organización sin fines de lucro que, desde 2015, trabajamos para la resolver los problemas que afectan la vida de las familias que se encuentran en situación de pobreza extrema y estructural en la Argentina

Porque entendemos que la realidad hay que transformarla desde adentro, formamos equipos multidisciplinarios de profesionales que viven y trabajan diariamente en las comunidades originarias de la provincia de Salta y en barrios periféricos y asentamientos en las provincias de Mendoza, Entre Ríos y Buenos Aires.

Implementamos programas para proteger la primera infancia, combatir la desnutrición, empoderar a las mujeres, fortalecer la economía social e integrar a las familias al sistema público-privado, trabajando activamente en la restitución del derecho a la salud, la identidad, la vivienda digna y el acceso al agua potable.

Queremos salir siempre al encuentro de las familias más vulnerables y ser un espacio de escucha atenta para recibir con respeto sus necesidades. Creemos en un mundo donde cada niño cuente con una nutrición adecuada para desarrollarse sanamente y donde cada persona pueda ejercer plenamente sus derechos y desplegar al máximo sus capacidades.

Pata Pila quiere decir pies descalzos, pies desnudos. Nos transforma el encuentro que se da de forma genuina, sabiéndonos hermanos de las personas con las que nos vamos encontrando en el camino. Nos une el deseo y la convicción de saber que vale la pena ir andando juntos. Trabajamos con el fin de generar nuevos espacios en cada comunidad para acompañar la vida, poniéndonos al servicio de cada familia que nos necesite.

No queremos darles el pescado, ni enseñarles a pescar, sino, pescar y comer juntos. No nos identificamos con el asistencialismo sino que invitamos a cada familia a empoderarse y a hacer un proceso real para transformar su realidad.

A comienzos de 2015 nació la Asociación Civil Franciscana Pata Pila en Yacuy, Tartagal, Salta, tras la propuesta pastoral de los Hermanos Menores Franciscanos de la Provincia San Francisco Solano de llegar a distintas comunidades de Salta para mejorar la calidad de vida de las personas.

Nos organizamos y construimos equipos interdisciplinarios de trabajo para poder brindarles a las familias una propuesta de acompañamiento social. Nos pusimos a trabajar y generamos nuevos espacios en cada comunidad para acompañar la vida, poniéndonos al servicio de cada familia que nos necesitaba.

Durante estos años fuimos generando un vínculo fuerte que nos permitió adentrarnos en sus vidas, en sus casas y comunidades y conocer la enorme riqueza que tiene cada una de las familias. Pudimos extendernos a otras regiones del Chaco Salteño: Fortín Dragones y Santa Victoria Este. En 2018 llegamos a San Rafael, Mendoza, junto a los jóvenes laicos franciscanos para acompañar a nuevas familias. Durante 2019 sumamos a los proyectos de Pata Pila el Hogar “Perfecta Alegría” en provincia de Buenos Aires, para acompañar a niños en tránsito. En 2020 gracias al apoyo de personas y organizaciones solidarias, construimos un Centro de Desnutrición Infantil e implentamos un Espacio Montessori en Yacuy y construimos un Centro de Desnutrición Infantil en Santa Victoria Este. En 2021, llegamos a un nuevo asentamiento en Cuadro Nacional, San Rafael, Mendoza e inaguramos un nuevo Centro de Desnutrición Infantil en Embarcación, Salta.