Pata Pila
Pata Pila

La desnutrición durante los primeros años tiene consecuencias para toda la vida.

Los primeros 1.000 días de vida son la clave esencial porque sientan las bases para un crecimiento físico y un desarrollo mental saludable y duradero. Definirán la salud nutricional del niño para el resto de su vida.

Una adecuada nutrición lo cambia TODO

SaludSalud
+

La desnutrición provoca un tercio de las muertes infantiles en el mundo, impide el desarrollo saludable y afecta a la productividad. Al mismo tiempo, las crecientes tasas de sobrepeso y obesidad se asocia a un aumento en las enfermedades crónicas.

La mejora de la nutrición promueve la salud de las madres, y los niñ@s. Reduce el riesgo de tener bajo peso al nacer, reduce de forma significativa el riesgo de enfermedad y de mortalidad, disminuye las complicaciones durante el embarazo y el parto y reduce el riesgo de sufrir enfermedades no transmisibles (como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares), prolongando la vida de las madres y los niñ@s.

Empoderamiento de las madresEmpoderamiento de las madres
+

El estado nutricional de un niño depende directamente de la capacidad que tenga su madre, como principal referente familiar, de poder acompañarlo en su desarrollo. A su vez, una mujer que sufre desnutrición en su embarazo  tiene más probabilidades de dar a luz a un bebé con bajo peso y con futuros problemas de crecimiento.

El acceso a un acompañamiento profesional es determinante, ya que les brinda las herramientas necesarias para elevar su nivel de atención y cuidado sobre sus hijos, obteniendo información sobre el cuidado durante el embarazo, la crianza y la alimentación saludable. En este proceso se logra un empoderamiento personal y familiar, pudiendo invertir más tiempo en trabajar su autoestima y autonomía, aprendiendo, desarrollando y potenciando nuevas capacidades.

EducaciónEducación
+

La malnutrición y desnutrición infantil afecta el buen desarrollo neuronal del cerebro, reduciendo, entre otras cosas, la capacidad de atención, de relación y de aprendizaje del niño/a.

Interviniendo a tiempo, se mejora la capacidad mental y aumenta la posibilidad de obtener un buen rendimiento escolar y laboral luego, encontrándose en mejores condiciones de romper el ciclo de pobreza, promoviendo la seguridad alimentaria y desarrollando al máximo su potencial.

Una adecuada nutrición lo cambia TODO

SaludSalud
+

La desnutrición provoca un tercio de las muertes infantiles en el mundo, impide el desarrollo saludable y afecta a la productividad. Al mismo tiempo, las crecientes tasas de sobrepeso y obesidad se asocia a un aumento en las enfermedades crónicas.

La mejora de la nutrición promueve la salud de las madres, y los niñ@s. Reduce el riesgo de tener bajo peso al nacer, reduce de forma significativa el riesgo de enfermedad y de mortalidad, disminuye las complicaciones durante el embarazo y el parto y reduce el riesgo de sufrir enfermedades no transmisibles (como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares), prolongando la vida de las madres y los niñ@s.

Empoderamiento de las madresEmpoderamiento de las madres
+

El estado nutricional de un niño depende directamente de la capacidad que tenga su madre, como principal referente familiar, de poder acompañarlo en su desarrollo. A su vez, una mujer que sufre desnutrición en su embarazo  tiene más probabilidades de dar a luz a un bebé con bajo peso y con futuros problemas de crecimiento.

El acceso a un acompañamiento profesional es determinante, ya que les brinda las herramientas necesarias para elevar su nivel de atención y cuidado sobre sus hijos, obteniendo información sobre el cuidado durante el embarazo, la crianza y la alimentación saludable. En este proceso se logra un empoderamiento personal y familiar, pudiendo invertir más tiempo en trabajar su autoestima y autonomía, aprendiendo, desarrollando y potenciando nuevas capacidades.

EducaciónEducación
+

La malnutrición y desnutrición infantil afecta el buen desarrollo neuronal del cerebro, reduciendo, entre otras cosas, la capacidad de atención, de relación y de aprendizaje del niño/a.

Interviniendo a tiempo, se mejora la capacidad mental y aumenta la posibilidad de obtener un buen rendimiento escolar y laboral luego, encontrándose en mejores condiciones de romper el ciclo de pobreza, promoviendo la seguridad alimentaria y desarrollando al máximo su potencial.

Una adecuada nutrición lo cambia TODO

La desnutrición provoca un tercio de las muertes infantiles en el mundo, impide el desarrollo saludable y afecta a la productividad. Al mismo tiempo, las crecientes tasas de sobrepeso y obesidad se asocia a un aumento en las enfermedades crónicas.

La mejora de la nutrición promueve la salud de las madres, y los niñ@s. Reduce el riesgo de tener bajo peso al nacer, reduce de forma significativa el riesgo de enfermedad y de mortalidad, disminuye las complicaciones durante el embarazo y el parto y reduce el riesgo de sufrir enfermedades no transmisibles (como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares), prolongando la vida de las madres y los niñ@s.

El estado nutricional de un niño depende directamente de la capacidad que tenga su madre, como principal referente familiar, de poder acompañarlo en su desarrollo. A su vez, una mujer que sufre desnutrición en su embarazo  tiene más probabilidades de dar a luz a un bebé con bajo peso y con futuros problemas de crecimiento.

El acceso a un acompañamiento profesional es determinante, ya que les brinda las herramientas necesarias para elevar su nivel de atención y cuidado sobre sus hijos, obteniendo información sobre el cuidado durante el embarazo, la crianza y la alimentación saludable. En este proceso se logra un empoderamiento personal y familiar, pudiendo invertir más tiempo en trabajar su autoestima y autonomía, aprendiendo, desarrollando y potenciando nuevas capacidades.

La malnutrición y desnutrición infantil afecta el buen desarrollo neuronal del cerebro, reduciendo, entre otras cosas, la capacidad de atención, de relación y de aprendizaje del niño/a.

Interviniendo a tiempo, se mejora la capacidad mental y aumenta la posibilidad de obtener un buen rendimiento escolar y laboral luego, encontrándose en mejores condiciones de romper el ciclo de pobreza, promoviendo la seguridad alimentaria y desarrollando al máximo su potencial.

¿Cómo combatimos la desnutrición?

Buscamos quebrar la Desnutrición abordando dicha problemática desde una perspectiva integral, ofreciendo un acompañamiento cercano y profesional. Intervenimos a tiempo en el desarrollo nutricional y cognitivo de cada niño y niña en riesgo, trabajando activamente en el desarrollo familiar y la mejora de su entorno. Favoreciendo el acceso a la alimentación saludable, el agua segura y la  salud de calidad.

Invertir en la nutrición infantil

El rendimiento de las inversiones en Nutrición es elevado. Cada dólar invertido en la reducción del retraso en el crecimiento genera un rendimiento económico equivalente a unos 18 dólares.

Quiero donar